Usos de AutoCAD: impresión 3D

Usos de AutoCAD: impresión 3D

Hace años ya que existe un debate sobre si los días de AutoCAD están llegando a su fin, y el tiempo pasa pero parece que por ahora AutoCAD sigue aquí, y para quedarse, al menos en el futuro más próximo. Cierto es que en algunos terrenos hay otros programas que ya hace algún tiempo que destacan, véase Revit en edificación, o Civil 3D en infraestructuras (ambos también de Autodesk, aunque hay otros, de otras compañías), pero el AutoCAD sigue teniendo mucho espacio. Y uno de los campos en el que se puede utilizar AutoCAD (en su versión 3D) es el de la impresión 3D.

La impresión 3D consiste en la creación o fabricación de un objeto tridimensional utilizando un aparato, denominado impresora 3D, que genera capas de un material que al ir superponiéndose unas sobre otras acaban configurando la forma deseada. Los materiales que se usan para la impresión son plásticos generalmente, aunque esta tecnología ya se puede usar también con metales, e incluso con comida.

Las aplicaciones de la impresión 3D son muy variadas. Aunque la impresión 3D no es especialmente barata (a pesar de mejora según madura la tecnología), sí puede resultar barata si se compara con otros procesos. Es muy ventajosa, por ejemplo, en la creación de prototipos, ya que de la forma tradicional, obtener un prototipo puede ser económicamente costoso y además requerir mucho tiempo, mientras que con una impresora 3D es más barato y mucho más rápido. Además de usarse en la industria, la impresión 3D puede ser también utilizada en medicina, y cada vez más en la ciencia, toda vez que se amplía el número de materiales que pueden ser impresos en 3D. Puede utilizarse en la educación, y también para la reproducción de piezas antiguas o arqueológicas, previo uso de un escáner 3D.

Cualquier objeto que se obtiene a través de la impresión 3D existe porque la impresora emite material en una zona indicada, y esta zona viene determinada por un software que controla los movimientos de la impresora, y que necesita de un archivo 3D que defina la forma del objeto. Y ahí es donde aparece AutoCAD (o un programa CAD). La idea abstracta, o el boceto dibujado en papel, o en 2D, se modeliza en 3 dimensiones mediante AutoCAD, y mediante las opciones de publicación que éste ofrece se transimte al software de la impresora para que finalmente produzca el objeto que aparece en ese modelo. Cada programa de CAD tiene sus particularidades, pero si te interesa saber con detalle cómo se puede enviar a imprimir un objeto en 3D con AutoCAD, puedes consultar este enlace que viene muy bien explicado.

En caso de no disponer de impresora, existen empresas que ofrecen servicios de impresión 3D online, que admiten pedidos de empresas y particulares. Se transmite a la empresa el archivo 3D (suelen aceptar bastantes formatos), allí se imprime y al cabo de unos días uno recibe en su casa su objeto impreso, y en el caso de alguna de estas empresas por un precio bastante razonable.

¿Qué te parece la impresión 3D? ¿La has probado? ¿Has utilizado AutoCAD para esto? ¿Con qué fines usarías la impresión 3D? ¡Déjanos tu comentario!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *